57 aniversario

"Mi trabajo son tus derechos"

Las Malvinas son y serán argentinas

Las Malvinas son y serán argentinas

A 42 años del inicio del conflicto bélico en las Islas Malvinas, «no vamos a olvidar lo que significó esta guerra con unas de las potencias más importantes del planeta y sus aliados de la OTAN; de la valentía y la honra de nuestros y nuestras compatriotas, así como tampoco la solidaridad de nuestros hermanos países latinoamericanos y caribeños», expresó Julio Fuentes, presidente de la CLATE. Respecto del escenario internacional actual y las relaciones diplomáticas de Argentina, agregó que «criticamos profundamente la política cipaya y entreguista del gobierno de Milei frente a Gran Bretaña en el tema Malvinas, así como repudiamos sus ataques contra presidentes de la región, como el de Colombia, Gustavo Petro y el de México, Andrés López Obrador, entre otros tantos».

“En todos estos años hemos ejercido la memoria y hemos pedido justicia. Porque se trata de terminar con el silencio, con las políticas de “desmalvinización” que primero los militares y luego muchos de los gobiernos neoliberales de la Argentina quisieron imponer para que triunfe el olvido o directamente la entrega como sucede con el actual», expresó Julio Fuentes, presidente de la CLATE. «Pero este pueblo tiene memoria y honra a quienes han dado su vida por nuestra soberanía. En estos 42 años, y siempre, honraremos a los caídos y a los trabajadores y trabajadoras estatales y civiles de las FFAA que con su servicio público aportaron a la defensa de los intereses de su pueblo y su nación”, señaló el dirigente.

Historia

El 2 de abril de 1982 tropas argentinas desembarcaron y tomaron el control de las islas Malvinas, en el Atlántico Sur. En esos días, se vivía en el país una aguda crisis social y política en el continente: tres días antes del desembarco, la CGT había declarado una huelga general bajo el lema “Paz, Pan y Trabajo” que fue duramente reprimida, a tono con el terrorismo de Estado vigente en nuestro país impuesto por la dictadura Cívico Militar.

Inicialmente, el desembarco en las islas Malvinas generó entusiasmo en la población. Se organizaron movilizaciones y campañas de solidaridad en todo el país. La prensa ofreció una imagen triunfalista que no se modificó cuando comenzaron los bombardeos británicos, el 1 de mayo de 1982. Un día después, el hundimiento del ARA General Belgrano clausuró cualquier expectativa de resolución diplomática del conflicto y dio inicio a duros combates por aire, mar y tierra hasta el cese del fuego, firmado el 14 de junio de 1982.

En la guerra murieron 649 argentinos. Más de 23000 soldados, suboficiales y oficiales estuvieron en el teatro de operaciones. En una importante proporción, soldados conscriptos conformaron las filas del Ejército y la Marina; también existieron muchos casos de alistamiento voluntario. En homenaje a muertos y sobrevivientes, desde el año 2000 se conmemora el “Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas”.

La guerra representó un punto bisagra en la historia argentina. Muchas investigaciones la consideran el principio del fin de la última dictadura militar. Tras la recuperación de la democracia, la Reforma Constitucional de 1994 incorporó la Disposición Transitoria Primera, que declara imprescriptible el reclamo argentino de soberanía en las islas Malvinas, otras islas del Atlántico Sur y espacios marítimos circundantes, y ordena que el reclamo se realice siguiendo vías exclusivamente diplomáticas, de modo acorde con el derecho internacional.

En los años de la posguerra, quienes pelearon en Malvinas tuvieron que organizarse para ser reconocidos socialmente. Mientras denunciaban un clima de creciente “desmalvinización”, sus demandas no conseguían respuestas adecuadas en el sistema de seguridad social. Muchos testimonios aseguran que los numerosos suicidios que se produjeron en este período obedecieron a este contexto tan crítico.

Servidores públicos en la guerra

Junto a los miles de soldados conscriptos, jóvenes de tan sólo 18 o 19 años de edad sin entrenamiento ni armamento suficiente para pelear contra la gran potencia inglesa y sus aliados de la OTAN, fueron movilizados trabajadores y trabajadoras del Estado, personal civil de las Fuerzas Armadas, que sumaron sus esfuerzos para cuidar la salud de los heridos, atender las demandas técnicas del escaso armamento militar, colaborar en la logística de ese teatro de operaciones de la guerra.

Trabajadoras enfermeras estatales que prestaron servicios en Malvinas

“Recordamos sus nombres, sus caras, su trabajo. Recordamos a las 177 mujeres trabajadoras de la salud que atendieron a los heridos en el Hospital Naval de Puerto Belgrano. A quienes desde las bases navales de Bahía Blanca y Punta Alta trabajaron en el mantenimiento y reparación de la flota. A los hombres y mujeres civiles que cumplieron funciones administrativas y de logística allí donde se requería”, expresó el Presidente de la CLATE, Julio Fuentes.

 

Noticias Recientes:

Noticias Relacionadas: